FIVAC (Cuba) – Selección de videoarte cubano

FIVAC (Cuba) Festival Invitado

Sábado 25 de Mayo 18:00 Museo C.A.V. La Neomudéjar

Di-visiones de una insularidad divergente

CURATORIA: TERESA BUSTILLO (FIVAC)

Cuba es una isla parida por promiscuidades de todo tipo y por ello me urge iniciar esta presentación aludiendo a lo difuso, inasible y escurridizo que puede resultar todo intento de tipificación de lo cubano. Este es un lugar en el que lo permanente y lo definitivo suenan más a convenientes anquilosamientos de vitrina que a praxis cotidianas verdaderas. Podemos ser, y somos, de muchas maneras a la vez —todas lícitas y cubanas— y probablemente sea esa pluralidad la que nos permite fisurar tanta representación folclorista y exótica que sobre Cuba se maneja dentro y fuera del archipiélago. Fue quizás, desde aquella frase bautismal que nos describió como “la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto”, que se ha cernido sobre nosotros la curiosidad irreductible de quien no nos sabe del todo y, aun así, presume de habernos descubierto.

De tal suerte, podría admitir que la posibilidad de conocernos existe más en la desconfianza ante cualquier emblema totalizador que en la procuración de la hipotética quintaesencia que nos contiene. Sin embargo, suelen ser frecuentes los acercamientos entusiastas y devotos de perfiles pulcros y acendrados, esos que no se arriesgan en el planteamiento de conflictos, en la aceptación de lo inacabado, en la probabilidad incómoda de narrativas disonantes; como si la realidad, por convulsa, fuera menos apropiada. Cuba, en su espesura y densidad histórica, social y cultural no cabe en modos complacientes de representación, y mucho menos cuando esos modos insisten en colocar sinécdoques ahí donde el todo inabarcable opera como la fascinación iconoclasta que es. Esta muestra aspira a ser solo una de las tantas narrativas posibles y su propósito de proponer lecturas no implica la desestimación de otras visiones.

El arte escapó hace décadas del ensimismamiento de los atelieres, de la ventana confinante de la realidad, de la mano como única herramienta capaz de transformar un hecho dado en un acontecimiento artístico. Desde hace décadas también, no es la realidad la que sorprende en su grandeza a los artistas, sino que son ellos, en su irreverencia, los que la transgreden, la escrutan, la violentan como si fuera mucho menos inasible que en los tiempos en los que la gran obsesión era engañar al ojo. Hoy el desafío no es que el arte mimetice la realidad, ni siquiera que emule con ella en sus posibilidades de arrobar el sosiego de los hombres; el desafío hoy es otro: es, desde mi experiencia, el acto suicida de convertirse en la propia realidad y dejar de ser un constructo paralelo que la refleje, represente o refiera. Y digo suicida sopesando todas las connotaciones posibles.

Porque el arte existe en su suicidio cotidiano, ese que no siempre sale en las noticias, pero que termina modelando un rostro diferente cada día. La sonrisa impertérrita de Mona Lisa continúa cautivando a los arqueólogos del arte, pero no es ese el camino de hoy. Después de que, en los sesenta, Duchamp la rasurara, poco ha quedado en pie de aquella concepción demiúrgica del arte; las aureolas se han desvanecido, los pedestales se han quebrado, y solo ha sobrevivido la intensa, tensa y extensa relación del arte con la vida. El videoarte nació en esa cuna, una cuna herética y sin dosel, en la que las estridencias, las convulsiones y el desamparo fueron el oro, la mirra y el incienso de aquel nacimiento. No hay otra forma de entenderlo; no hay otra forma de asumir y aceptar los riegos permanentes de su naturaleza. La obra de los pioneros —Paik, Vostel, Fluxus— fue más videovida que videoarte, si vamos a ser precisos en los términos.

Ahora bien, ¿qué es Di-visiones de una insularidad divergente? En primer lugar, es el deseo de dinamitar todos y cada uno de los estereotipos que sobre lo cubano existe. Somos mucho más que ron, tabaco y mulatas —sin considerar todos los matices discriminatorios que encierra la imagen—; somos mucho más que un pueblo monolítico que se inmola por su suerte; somos mucho más que la socorrida diversidad derivada de la confluencia de negros y de blancos. Somos una suerte de ardid, una suerte de flecha lanzada que es capaz de corregir su propio rumbo; somos lo que no somos todavía y aspiramos a ser; somos el miedo y la rabia, la razón y la lujuria, la tardanza y el compromiso. Por tanto, la elección de cada obra ha mirado primero allí, a ese lugar remoto donde cabemos todos y las divergencias solo ensanchan las maneras de ver el mundo.

En segundo lugar, Di-visiones intenta reivindicar las periferias, la alteridad, la cualidad coral de lo alternativo porque, desde la unicidad procurada por las miradas oficiales, ya sabemos cuáles son los dividendos. Personalmente no me interesa en lo absoluto la escritura de la historia; tal vez me cautiva mucho más la recuperación de memorias fragmentadas, cuyas zonas de silencio dejan más espacio para imaginar tramas, establecer conexiones, discernir, interpretar. Como si nada estuviera dado de antemano; como si la verdad fuera una obra procesual en la que solo se marca un inicio y su construcción tiende al infinito. Esta es una muestra en la que la verdad no existe como conformidad vitalicia entre la representación y lo representado y la selección de obras intenta expandir más que acotar, inquietar antes que contener; y se contenta primero con la imperfección del ensayo que con la rigidez del arquetipo.

Todos los autores incluidos son cubanos de nacimiento y estirpe, pero eso no los convierte en réplicas uno del otro. Acaso el vínculo más expedito entre ellos sea una especie de sensibilidad compartida, un poco inefable, con su tiempo y con la necesidad impostergable de decir cosas, aunque casi nunca sean las mismas. El sentido un poco díscolo de la experimentación también los emparenta a ratos, si bien los resultados no indican redundancias morfoconceptuales explícitas. Esta es una muestra diversa, como diversa es Cuba; es una muestra que se hace con obras acopiadas en los archivos del Festival Internacional de Videoarte de Camagüey y aun así no ceja en la posibilidad de contribuir a una imagen múltiple, poliédrica, imperfecta, inacabada de lo que somos.

Por último, quiero agradecer a Francisco Brives y Néstor Prieto por la invitación para la preparación de esta selección, sobre todo porque con ellos y por ellos es más fácil ser auténticos, es más fácil recuperar la voz, es más fácil permitirnos el largo camino de lidiar con el arte. A ellos, por su inspiradora gestión con la memoria; a todos los cubanos por ser imprescindibles en esta historia.

 

 

Teresa Isabel Bustillo MartínezRelación de obras

Vida-Arte, 7’08’’, 2009

Ángel Luis Bárzaga Rosales

El cuerpo como soporte. Como portador de contenido. Como objeto de estudio y transportador de experiencias vividas a través de una acción determinada. La realidad incomparable con el arte o la realidad asumida como arte.

El sentido, 2’40’’, 2009

Rolando González Crespo

Me interesa un espacio donde polemizar el sentido que existe y el que no, el que heredamos, el que no queremos, el que creemos tener, el que tememos haber perdido, ese por el que luchamos, el que jamás sospechamos, el que está pero no buscamos, mi sentido, tu sentido, su sentido, y obviamente, el sentido del sentido.

 

Insolación, 1’14’’, 2006

Jorge Luis Santana Pérez

La obra explora las relaciones visuales y conceptuales entre el objeto-pastilla y su envoltorio, como símbolo de objeto-cura, y su sustitución a modo de operación mental por otros elementos y objetos significantes, proponiendo variaciones de lecturas para el tratamiento a un mal que, aunque no es definido como una enfermedad, si pudiera contemplarse como una especie de alergia y reacción al contexto tropical.

Atlas, 2’13’’, 2013

Alberto Martín del Río

La obra parte de la mitología griega y el trabajo del artista Piero Manzoni: El pedestal del mundo; para producir un nuevo contenido relacionado con el ser humano como centro del mundo, rescatando de alguna forma las corrientes de pensamiento humanista.

Pin-Pong, 1’, 2006

Luis o Miguel (Luis Gárciga)

La sobrevivencia diaria involucra la nevera como objeto. Llenarla implica un juego de resistencia. Un hombre juega obsesivamente pin pong con ella.

 

In silence mode, 3’46’’, 2012

Julio César Llópiz

La obra simula el acoso telefónico de una serie de autores contemporáneos que marcan el meridiano del pensamiento teórico del momento en torno a las ciencias sociales y la culturología en general. El celular en modo vibrador puede significar dos cosas: o esos autores nos están tocando a la puerta antes de que sea tarde para comprender el mundo que nos ha tocado, o lo que nos proponen los autores bien poco interesa.

Invencible, 2’04’’, 2007

Ricardo Miguel Hernández

La demasiada información que debemos procesar cada minuto atrofia el lenguaje, lo vuelve un bocado demasiado grande y difícil de digerir

La traición de las palabras, 2’55’’, 2009

Javier Castro

Acumular caracteres chinos tatuados en la piel mediante un registro de imágenes en video me permite, al traducirlos, conocer lo diferentes niveles del imaginario colectivo, los fracasos, los anhelos y las dimensiones de estos deseos o experiencias. Significados que a la fuerza o por ignorancia son transformados para crear un nuevo enlace con la realidad.

Cleaning, 4’12’’, 2009

María Elisa Pérez Leal

¿Quién está limpio?

S.O.S, 3’01’’, 2006

Hamlet Armas Pérez

La realidad virtual, cada vez es menos virtual. Lo real diluye su frontera en la nada, la experiencia efímera de un sueño lúcido. La obra debe quedarse en la mente como un recuerdo, como dèjá vu, un sueño, algo valioso y frágil a punto de ser olvidado. Los códigos visuales deben producir en el espectador una sensación similar a la experimentada al mirar la llama de una vela a punto de quedar extinta.

 

Regurgitador, 1’19’’, 2013

Marlon Portales Cusett

La obra pertenece a la serie “Pensamiento democrático” y dialoga sobre los discursos que se retroalimentan y vuelven obsoletos dada la reiteración y saturación de sus fundamentos. Denota un estallido confuso e ilegible de ideales en el pronunciador y, por tanto, la necesidad de un proceso dialéctico de cambio. Es una propuesta con un marcado carácter performativo pues el artista asume el rol de interactuar en el escenario de la composición con el pizarrón, símbolo de los procesos de adoctrinamiento que la enseñanza institucional produce en el sujeto. Constituye no solo una referencia filosófica a fundamentos propios de las sociedades contemporáneas, sino a su vez un posicionamiento político contra todos aquellos discursos que han perdido su razón de existencia.

Tolerancia, 1’26’’, 2014

Yadniel Padrón

Tolérance o Tolerancia, como su nombre indica, además de dialogar sobre la aceptación y respeto hacia el otro, desde su forma de actuar, expresarse o pensar, supone también un alejamiento de la realidad mediática por la propia construcción de una nueva, y todo esto en la cuna del concepto de libertad

VS, 1’41’’, 2009

Wilber Aguilera Hechevarría

Reflexión sobre un contexto, a través del juego como elemento principal; juguetes precarios hechos con tapas de latas, que dejan de funcionar como tales, para convertirse en guerreros manipulados que se enfrentan a muerte.

Background, 5’24’’, 2006

Jorge Luis Santana Pérez

Mostrar una suerte de “almacén” de herramientas que han sido sustituidas por personas, cuerpos humanos que ocupan las posiciones de aquellas, las simulan, las recrean. Se trata de ver, decir – actuar “lo que hay detrás de un hecho”, de registrar irónicamente algún acontecer que “aunque no se vea” existe de algún modo y puede representarse en términos artísticos para que nos sirva de “experiencia y conocimiento”, propiciar la reflexión sobre una zona de la cultura, con más exactitud, de nuestros comportamientos y actitudes, de nuestros hábitos, órdenes y desordenes. De cierto modo, vernos a nosotros mismos.

Tinieblas, 1’34’’, 2012

Amílkar Feria Flores

Los imperativos económicos determinan el desenlace de una fiesta radiofónica, escuchada y contemplada desde un satélite en medio de la noche.

 

Nota de curaduría:

Todos los statements fueron facilitados por los autores de cada obra.

video, art, festival, videoart, videoarte, festival, madrid, internacional, international