Nuestras sombras se tocan, vuestros cuerpos se separan // Sergio Cáceres

Del 6 de Junio al 5 de Agosto de 2018
Videoinstalación

La vida en la gran ciudad es la suma de todas sus caras y todos sus cuerpos atados en una misma forma, una silueta negra, anónima y fotocopiada.

He aquí mi cuerpo anegado por un mar múltiple y simultáneo. Un escurrido de instantes que se desparraman y se agolpan entrelazándose sin apenas casi tocarse.

He aquí tu cuerpo, estático, acariciado por una semejante danza de movimientos encubiertos, de torsos que bullen anulándose entre sí. Trayectorias de aire que se recortan en vaporosas estelas tejidas en un hábitat de carne y de hueso.

Recorridos reticulares diseñan un espacio delimitado en este juego cuyas piezas son todas del mismo color.

Del aire que exhalamos, los pulmones nos aíslan

del calor que cedemos, solo queda frío.

Eres tú, la suma de todos los cuerpos y de todas las caras,

soy yo la silueta negra que vive y permanece dentro del reflejo,

eres tú el espejo que distorsiona la sombra y manipula la luz.

Somos extraña sensación de lejanía y de misteriosa familiaridad,

fragmentos agrietados en este espacio y en este tiempo.

En esta oscura sala donde pende el eco de la memoria, ambiente subterráneo por donde fluyen constantes figuras sin rostro y siluetas sin nombre.

Nuestras sombras se tocan, vuestros cuerpos se separan.