Solos // Ze Carrion // Pintura

zeweb

Exposición // Pintura // Arte urbano // Vídeo // Proyecto realizado en residencia en La Neomudéjar

Del 3 de Septiembre al 3 de Noviembre de 2015

Vivo en una época implosiva, de nuevos medios y con un mismo diálogo, donde todo se sabe, todo está dicho. Y se repite una y otra vez, en bucle: como una rueda en eterno retorno.

Somos solos. Existimos en un conjunto de experiencias, de entendidos y malentendidos que todos sufrimos desde nuestros sentimientos más egocentristas.

Ahora cada uno debe vivir lo que le ha tocado, trazar su camino, luchar por su destino de manera individual. ¿Por qué nadie ofrece su ayuda desinteresadamente?

¿Por qué en vez de apoyarnos, de ser sinceros con nosotros mismos, de aprender a saber lo qué somos, y por qué lo somos, robamos ideas y tratamos de trepar socialmente?

Solo hace falta una foto adecuada de la persona adecuada para que cambie toda una vida.

¿Por qué no se comparten los éxitos? Esto complica aún más el recorrido.

¿Es esto un fenómeno social inevitable?

Así nos han educado. Esta es nuestra generación, untada de etiquetas que solo los más listos aprovechan, entendiendo una sociedad para el presente y en pro del individualismo más pronunciado.

Implosionamos, desde nuestro primer pensamiento en el que construimos un futurible de nuestras próximas horas.

Implosionamos hasta nuestro yo más irracional, más animal, y nos desinhibimos, cual tubo de escape de sueños frustrados por una idealización social arraigada en nuestra infancia.

Somos una generación nacida en la abundancia, que a medida que crecemos nos damos cuenta de que en realidad nada de lo que nos rodeaba era nuestro.

Nuestros mayores crearon este presente. Nos dieron más educación de la que ellos pudieron acceder creando la sociedad democrática que soñaban. Ellos. Pero, ¿qué pasa con nosotros, sus hijos? ¿qué pretenden ahora, qué trabajemos para ellos? ¿debemos preservar sus riquezas?

Existen revueltas en la granja: han enseñado a pensar a las ovejas.

Pero parece ser demasiado tarde: han introducido el cáncer de la comunicación instantánea. En la actualidad, todos padecemos TDH. Acentuado por la idea narcisista de pretender ser el mejor avatar. Ya no se llama second life. That’s life. Un sistema de vida inventado por unos científicos que trabajan en compañías, en orden de realizar un trabajo remunerado. Y en este punto es donde surge la contraidea del creador. ¿Quién te manda crearlo?

¿Por qué hemos delegado el poder de elegir lo que nos gusta a la conciencia social?

Nos han preparado el circo. Nos han preparado el opio y también el confesionario. Además se dice que es muy sano masturbarse. Se propone relajarnos, no sea que pensemos demasiado. Entendámoslo. Somos un estudio sociológico de la empresa capitalista. Soy un subproducto de mí mismo.

Nota del autor. Dejaré de mirar los fuegos artificiales. La verdad